Éxito del sector aeronáutico andaluz en SIAE Le Bourget 2017.

La 52 edición del Paris Air Show, celebrada la pasada semana en Le Bourget, cerró sus puertas  con una ventas de 150.000 millones de dólares, sin contar aquellas aún no contabilizadas, lo que demuestra  “un muy buen año en términos de negocio, sorprendentemente mejor de lo esperado “, dijo Emeric d’Arcimoles, comisario general de la Exposición.

Gilles Fournier, director de la Feria, se refirió a los principales encargos obtenidos por Airbus, Boeing, ATR, Embraer y CFM International. Las empresas han registrado un incremento neto de sus pedidos. Además, recordó a algunos grandes medios de comunicación presentes en Le Bourget  y los acontecimientos políticos que marcaron la feria, como la larga visita de Emmanuel Macron, presidente de la República; la de Edouard Philippe, el primer ministro; así como la de varios miembros del Gobierno francés  y distintos  secretarios de Estado.

Además de la presencia habitual del astronauta Thomas Pesquet, recientemente regresado de la Estación Espacial Internacional (ISS), el Salón también ha recibido numerosas delegaciones extranjeras. Entre ellas la representada por el sector andaluz.

Andalucía es una de las regiones de España con mayor presencia en esta feria internacional con más de 30 empresas participantes.Más de 120 empresas que aportan  más de 15.000 puestos de trabajo componen  el tejido aeronáutico andaluz.  Susana Díaz se encargó de representar simbólicamente a todas estas empresas con su presencia en el salón, acompañando a las entidades andaluzas que allí exponían sus servicios. Nomasa Innova participó así mismo, visitando una de las ferias más importantes del mundo, para mostrar sus servicios de última generación en mecanizado aeronáutico.

Entre los acontecimientos que han marcado esta edición se incluye principalmente el Paris Air Lab, lleno de innovaciones, que recibió a 50.000 personas, y por supuesto, el “Avion des Métiers”, que ha recibido al menos a 60.000 visitantes.

La feria se repetirá dentro de dos años, manteniendo su carácter bianual.